Weird summer skies

21/9/20



 Hay tres cosas que no se pueden ocultar por mucho tiempo, el sol, la luna y la verdad (Buda)

Y en estos días y verano tan extraños y atípicos jamás antes vividos, de caos y confusión, sin poder respirar con libertad, con informaciones cruzadas en todas direcciones, en el que resulta difícil discernir la auténtica verdad, una cosa sí ha sido y sigue siendo cierta: el sol y la luna, bien pudiéramos verlos o no, ahí han estado cada día. Encontrarse con lo único certero, el transcurrir de los días, sin plantearse qué será lo que sucederá o vendrá, sin dejarse llevar por la creciente incertidumbre que nos persigue y simplemente observar. Observar los cielos desde el amanecer hasta el anochecer, captando sus cambios de tonalidades a lo largo del día, disfrutando de sus adornos; árboles coloridos, pájaros de todo tipo, nubes rosas, naranjas, un arcoíris asomando entre la lluvia, observar las estrellas, los satélites, disfrutar del aroma del estío. Paseos por caminos de parajes verdes, amarillos, azules; en el monte, la playa, el pueblo e incluso desde el epicentro de una gran ciudad o desde tu propia habitación. La música de compañía, veraniega, etérea, cristalina, ligera. Nos ayuda a llevar mejor esta pesadumbre bien sea que estemos solos o acompañados, por amores de verano o de toda la vida, por tu familia, amigos o por el amor incondicional de tu mascota. En nuestra imaginación, los ovnis, la vida en Marte, qué habrá en otros lugares del Universo y pensar si alguien estará pensando lo mismo en otro lugar del Espacio.

He aquí un pedacito de mi verano sonoro que comparto con vosotros. x Katrin Olmedo (Kobmusic - My Martian World. )

 

 

 

 


 

0 comentarios :

Publicar un comentario